domingo, 25 de enero de 2015

Sed de infinito

Día de Reyes. Al anochecer salgo a pasear por la playa. La luz estridente de las farolas rompe la negra suavidad de la noche, centelleando a lo largo del paseo marítimo. De pronto, la luna emerge sobre el mar. Asciende velada por la niebla, inmensa y de color ámbar, por el mismo lugar que, en la mañana, ve salir el sol. Es como si en medio de la noche quisiera emular el reflejo del astro diurno con ese insólito fulgor anaranjado.

Contemplo con asombro esa esfera colorada sobre el mar y se me ensancha el corazón. Disfruto de la espléndida luna roja, agradeciendo al cielo el regalo que me hace esta noche. Y me doy cuenta de que parte de nuestro yo interior necesita el silencio, el sosiego y la calma para sumergirse en el misterio que hay detrás de cada expresión de belleza.

En medio del cosmos, el ser humano es una criatura llamada a la vocación contemplativa. Las ansias de infinitud aumentan, crecen los deseos de desentrañar los misterios que lo envuelven. Cuando la mente se aquieta está preparado para escuchar a Dios, que le invita y le guía a contemplar un hermoso paisaje que le hace enmudecer. Los horizontes que se abren ante él le fascinan. Y él se convierte en un paisaje vivo que ilumina a muchos otros que, aún sin saberlo, tienen sed de trascendencia y buscan respuestas ante los interrogantes de su vida.

Necesitamos salir de la miopía interior, salir de nuestra pequeña visión del mundo y mirar más allá de nosotros mismos. Contemplando el cielo esta noche percibo con más nitidez la realidad en la que vivo. Observo matices, detalles, colores; palpo texturas, escucho los sonidos, huelo. Mi capacidad sensorial aumenta. No hablo solo de los sentidos, sino de la percepción desde el corazón. La retina del alma ve en tres dimensiones: todo se agudiza y uno llega a penetrar en lo más hondo de la realidad.

Cuando el hombre huye del frenesí y se sumerge en un silencio contemplativo, se inicia un diálogo con su yo más profundo. Sintiéndose tan pequeño ante la grandeza del universo, se abre a la comunicación con el Creador. En el esplendor de la belleza, Dios nos envía un mensaje. Contemplando la luna sobre el mar me siento sobrecogido ante la inmensidad de su amor. En ese cielo, en esa luna que se vuelve dorada, hay mucho más que estructuras atómicas. En los caminantes que pasean hay más que sistemas físicos y emocionales. Dentro de cada ser humano palpita un alma que le impulsa a salir de sí mismo para encontrar la razón vital de su existencia.

Cuando regreso a casa, más tarde, salgo al patio antes de ir a dormir. Miro de nuevo el cielo, la luna completamente llena y ya blanca, posada sobre el campanario. Nunca me cansaré de contemplarla. Hoy, en esta noche de Reyes, la luna ha sido para mí una estrella que me ha guiado hacia una nueva experiencia de oración. 

2 comentarios:

  1. Es realmente fascinante por decir una palabra, cuando uno vive sintiendo eso.
    Esa conexión directa con todo lo que vemos, la inmensidad en el cielo, Nuestro Universo. Uauuu
    Me has transportado de la manera DE REDACTARLO a cuando tenía 18 años,
    retiros no hacía, nunca he podido hacer retiros, pero si tenía la necesidad de estar sola. Ya que sola me encontraba por propia decisión, de ello tengo mis penas y mi gloria.
    esos momentos tan especiales solamente escuchando el sonido del agua de Mar, que Inmensidad tan grande, creo que todo ser humano siempre tiene su instante para quedar atrapado en eso que describes Joaquin.
    es parte de la magia de la Creación de Dios que nos conduce a hacernos sentir que además todo lo que nos envuelve está vivo, y vivo es VIVO..
    quiero decir que tiene consciencia de ello y nos sumerge o invita a cada cual, tengo fe y apuesto que todos en su momento pasan por ello.
    Y la luna acompaña siempre altas horas de la tarde noche, por decirte como sabes y de donde proviene tal fuerza, que es sanador cuando estas de esa manera, tan presente, en todo lo que te envuelve, la brisa del aire, olor a sal, los reflejos del agua…ese mineral tan especial que se funde, que te fundes, sirve para todo, es hasta peligroso, pues su delicada manera puede ser mortal.
    En cambio si nos dejamos nos limpia, purifica de una manera que para mí es una cosa por decir algo, ya que es agua como la llamamos….y que especial que es, una verdadera maravilla.
    Dicen que tiene recuerdos que le gusta que la llamen Vida, que se transforma en forma geométrica perfecta cuando le llamar Amor, que es emocional, y no le gusta que la desprecien, ni la insulten, o la contaminen…quizás por eso algunas veces se enfada y provoca inundaciones para equilibrar y limpiar, de tantos abusos que recibe de todos nosotros….esos seres que se llaman humanos y bastante primitivos.
    Yo sé poco de ella, pero cuando la oigo en el rio bajar, cuando me sumerjo en la playa, cuando me baño, cuando bebo…que quieres que te diga Joaquin si eso es la más Bello, que uno puede tener el AGUA tanto dulce como salada, rosada, azufrada.

    Gracias Joaquin un saludoi

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Luego giras la mirada o cambian de lugar a medida tus pasos van haciendo al compas del movimiento y ves otra grandeza, como una simple hoja caída en el suelo, con una sola forma de las tantas miles que hay, y te quedas maravillad@ al apreciar su color su tono, su forma y te dices jolin, es una de cincuenta mil y todas distintas, pero no solo eso sino que miras y ves los arboles y te dices que maravilla, cada cual con su forma, su presencia, su color, y ves que no hay desperdicio que cada cual es magnífico, y luego oyes a los pájaros estos que cada uno tiene su sonido, y cada uno tiene su estilo, y que cada uno es distinto de entre todos los que ves , mas el mundo es amplio y hay otros tantos más que ni vemos ni veremos y son tan hermosos, como el que está a nuestro lado.
      Y siiii es una maravilla estar vivo y disfrutar de cada momento que además es único y irrepetible, somos como escenas de películas, donde no hay quien te dice: Corten…
      como para repetir la escena. Aquí es esta vida que no es un escenario, es la propia película que va pasando y la vives o no la vives, te despistas o no, a haces lo que haces … lo que te dicta el corazón o no y eso queda inscrito en un registro en alguna parte, pues es curioso, cuando borramos algo, incluso del ordenador….donde va a parar eso….me pregunto yo.
      Lo bonito seria vivir así cada instante de nuestra vida, las 24 horas del día, a veces me pregunto por qué no puede ser así, vivir como si no estuviéramos viviéndonos en cada momento.
      Esa fuerza del amor que te inunda y no puedes dejar de amar, pues todo lo que ves es amor.
      Cuando miro lo ojos de un niño… me enamoro, pero lo mismo me pasa cuando miro los ojos de un perro me enamoran también, me enamoro del olor de una rosa, que fragancia más hermosa….no sé quien se la invento, dicen que Dios… igual…. que Maravilla de Olor, y todo huele a su manera, hasta el viento cuando viene con tormenta.
      Y porque teniendo todo así desde el principio de los principios siempre ha sido tan dura nuestra vida?.
      Un gran saludoi

      Eliminar